Entranseuntes


"Si de noche salimos a pasear por una calle y un hombre visible ya de lejos - pues la calle es empinada y hay luna llena - nos sale al encuentro, no lo detendremos aunque se lo vea débil y harapiento, ni aunque alguien corra detrás de él gritando, sino que lo dejaremos seguir su camino.
Porque es de noche y no es culpa nuestra que la calle sea empinada bajo la luna llena y ademas, quién sabe si esos dos no han organizado esa percusión para entretenerse, quizá el segundo quiera asesinarlo y nosotros seríamos cómplices del crimen, quizá los dos no sepan nada uno del otro y cada cual se dirija, bajo su propria responsabilidad, a su cama, quizá sean sonámbulos, quizá el primero lleve armas.
Y, por último, no tenemos derecho a estar cansados? No hemos bebido tanto vino? Nos alegramos de haber perdido de vista también al segundo."